Está en casa,

así que vamos a tomar una copa y charlar

La elección de la fabricación artesanal

El champán Christophe Eymery está elaborado artesanalmente a partir de la producción de pequeños viticultores independientes de la región de Epernay. Cada productor conserva las botellas en su bodega hasta el momento de la entrega.

Lo mismo ocurre con el acondicionamiento de sus botellas: su fabricación, hasta el más mínimo detalle, es para Christophe el objeto de mayor cuidado. Incluso el logotipo, también diseñado por él mismo.

La exigencia de una alta calidad gustativa

Christophe siempre ha elegido la excelencia. Presta gran atención a la selección de las mejores variedades de uva. La construcción de los ensamblajes, elaborada con paciencia y minuciosidad, expresa plenamente la prodigalidad de los viñedos de Champagne.

Sus ensamblajes, al igual que sus champanes exclusivamente de Chardonnay, Blancs de Blancs, se vinifican en una agricultura sostenible. Una conservación óptima completa la creación de un champán sobresaliente.

Un champán dedicado al mundo del mar

La naturaleza siempre ha fascinado a Christophe por la variedad de sus paisajes. Pero siente una especial predilección por el mar, cuya riqueza proporciona todo de lo que depende el equilibrio de nuestro ecosistema. Como resultado, ha dedicado su champán al mundo marítimo.

Con el fin de preservar los valiosos recursos, apoya a dos fundaciones: «Save Posidonia Project» del Consell Insular de Formentera (Islas Baleares) y «Monaco Blue Initiative», un programa de la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco y de la Fundación del Instituto Oceanográfico de Mónaco.

Christophe Eymery champagne

Dos palabras sobre Christophe Eymery

Una formación en la École hôtelière de Paris lo llevó desde su juventud a interesarse por la gastronomía y, a su vez, por la enología. Inmediatamente empieza a viajar y a trabajar en diferentes restaurantes de lujo: primero en París, luego en la Costa Azul, pero también y especialmente en los Estados Unidos, Asia y el Océano Índico.
Es en esas latitudes donde descubre panoramas que despiertan en él un amor por la naturaleza que nunca desaparecerá. Este vínculo privilegiado consolida el que tiene con los productos de la tierra. De su apego al mundo marítimo, Christophe obtiene su logotipo: un pez. El círculo se cierra: de la tierra al mar.
Christophe opera en Formentera (Islas Baleares), donde pasó su infancia, y en Niza (Costa Azul).
Encuentra uno de sus socios YachtClass : yachtclass.mc

×

Carrito